Nuestras casas se pueden hipotecar al igual que una vivienda convencional siempre que esté ubicada en suelo urbano y tenga las licencias municipales pertinentes. En el caso de casas instaladas en terrenos rústicos o campings su banco puede ofrecerle otras formas de financiación, lo más habitual es un préstamo personal.